lunes, 23 de abril de 2018
JUBILACIÓN DE PUPINA
Visitas 257
Una celebración entrañable.
Valoración: 17/20
 

El acto de la Jubilación de nuestra compañera Pupina ha sido muy emotivo, espontáneo, sencillo y entrañable…

Hemos asistido 85 personas o algunas más, compañeros actuales, otros que ya se jubilaron, los cónyuges.

Tuvimos todos, incluida Pupina, una gran sorpresa con la Tuna Universitaria de Córdoba. Rafa, sabiendo que era de su gusto, la sorprendió.

Después… lo demás. ¿A qué hora se fueron los últimos? Ni lo sabemos. Todos disfrutamos mucho.

 

PALABRAS DIRIGIDAS A PUPINA: 

Mi querida Pupina, hoy es un día en el que se mezclan muchos sentimientos: alegría, nostalgia, agradecimiento, cariño… y del corazón me brota especialmente una palabra para ti: GRACIAS.

Gracias por tu presencia en nuestro colegio durante tantos años… muchos, todos… pues creo que en tu vida y en la vida del colegio los recuerdos van unidos.  Las puertas del colegio se abrieron para ti desde pequeña y tú, a la vez que entrabas por ellas, recorriste y llenaste de vida y alegría sus amplios corredores durante muchos años, primero de alumna, después de maestra y los fuiste cargando de cariño, alegría, entusiasmo y vida.

Sí, Pupina, siempre te recuerdo con tus enormes ganas de hablar, de comunicarte, de expresar tu vida y de hacer, a través de ella, que la nuestra también se llenara de entusiasmo por nuestra profesión de educadores, siempre has contagiado un amor enorme a la tarea educativa y has sabido poner todas tus cualidades al servicio de la profesión que durante tantos años has ejercido y te ha configurado: ser maestra, y la verdad es que lo has sido, no sólo en la faceta de enseñanza sino también  en la de educadora a tiempo completo… porque tu vocación de maestra ha ido más allá de la enseñanza, has estado cercana y atenta a cada uno de tus alumnos, has conocido  sus vidas, has vivido sus alegrías y dolores, has querido comunicarles tus enormes ganas de que aprendieran, de sentirse queridos, de saber que su seño estaría a tiempo y a destiempo a su lado, repitiendo sin cansancio los contenidos curriculares y a la vez testimoniando con su vida los valores  a trasmitir, para que todos pudieran conseguir no sólo  el conocimiento intelectual sino el poder llegar a ser personas  íntegras y honradas, personas  que posibilitaran  un mundo mejor, más humano y más cristiano.

Gracias por tu cariño hacia el Colegio y la Congregación, por poder contar siempre contigo para todo, por saber que  tu ayuda  y colaboración en todo lo propuesto  ha sido siempre incondicional, por encontrar en ti  una compañera, una amiga… y por sentirte siempre parte de nuestra familia.

Has sido, y seguirás siempre siendo para todos nosotros, un referente de profesionalidad, entusiasmo, bien hacer y cariño hacia toda la comunidad educativa de tu querido Colegio.

Un fuerte abrazo.

Francisca Ruiz

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad